Dónde estamos

DONDE ESTAMOS

Conformamos esta Nueva Provincia, un total de 265 hermanas, distribuidas en 35 comunidades situadas en los siguientes sitios (cada comunidad lleva el nombre de su patrono):

COLOMBIA

ARAUQUITA – Santa Teresita

Pueblo situado al oriente de Colombia, zona fronteriza con Venezuela. Allí hemos estado las Carmelitas Misioneras por muchos años acompañando al pueblo en sus luchas y esperanzas por alcanzar la paz; nuestra acción Pastoral se centra en la vida Parroquial, donde realizamos la catequesis presacramental, colaboramos en las diferentes actividades y damos testimonio de fraternidad. 


ARGELIA – Santa María de la Paz

Nuestra acción pastoral en este pueblo del oriente antioqueño, se centra en el apoyo a los ancianos, para quienes una mano amiga en su soledad, revive sus espíritus a veces maltratados por el abandono; también estamos realizando una gran labor social a nivel de la gente pobre y necesitada de la región, en la campaña del reciclaje; aprender a utilizar los desechos y aprovecharlos para nuestro sustento es tarea ardua y laboriosa pero llena de satisfacciones. El apoyo a las actividades Parroquiales, nos recuerda una y otra vez las raíces del Carmelo, pues Francisco Palau, misionero apostólico, no dejó nunca de apoyar esta tarea evangelizadora.


BARBACOAS – Nuestra Señora de las Virtudes

Misioneras de cuerpo entero: así nos definiría el P. Eulogio Pacho en sus publicaciones de la Historia de las Carmelitas Misioneras. En Barbacoas, pueblo del sur de Colombia, nuestra presencia se hace entrega incondicional al pobre, al débil, al marginado, al que sufre las consecuencias de la violencia y de la guerra. Una palabra esperanzadora, un brazo de apoyo, un gesto de cariño, marcan la jornada diaria. Los niños se ven beneficiados con nuestra labor diaria, los jóvenes que encuentran entre nosotras, motivos de esperanza, los adultos que quieren apoyar la misión. Una tarea ardua pero gratificante, donde cada día el señor nos reconforta con su amor y su presencia bondadosa.


BOGOTÁ – El Carmelo

La formación Integral forma parte de nuestra misión evangelizadora, así lo diría Palau a sus hijas, y así lo seguimos haciendo las Carmelitas Misioneras en esta plataforma que la Iglesia y la Congregación nos ofrecen. El Colegio El Carmelo en Bogotá, ha celebrado sus 80 años de existencia, educando a la manera de Jesús. Juntos nos esforzamos por ofrecer a la sociedad, personas de bien, capaces de promover la paz, la justicia y la equidad.


BOGOTÁ – Mater Carmeli

Nuestra vida diaria, necesita líderes que orienten y guíen el caminar cotidiano; el Consejo Provincial y el equipo de Administración tienen en esta sede, su trabajo de apoyo a la obra evangelizadora de la Provincia. La Casa Provincial es la casa de todas, es el lugar de acogida de todas las hermanas que van de paso por la ciudad, por una u otra razón; desde allí emanan documentos, circulares, toda la información de la Provincia para mantenernos en contacto.


BOGOTÁ – Nazareth

Es un lugar precioso de trabajo con familias; la ciudad de Dios se hace presente en este lugar apoyando grupos humanos llenos de ilusiones y esperanzas. Proyectos llenos de vida, que nos “sacuden” y nos hacen retomar fuerzas para iniciar cada mañana con aire renovado y aroma fresco.

El cantar de la Gloria, es uno de los proyectos impulsados: Este proyecto ha ofrecido a 30 niños y jóvenes de 6 a 18 años, de la Ciudad de Dios de “La Gloria” en situación de riesgo y exclusión social, una sana convivencia y el desarrollo de habilidades artísticas y sociales, convirtiéndolos en artífices de la transformación de su entorno.

Sanando familias: este proyecto ha favorecido la animación y acompañamiento a 50 familias en su proceso de integración personal, grupal y en su compromiso por una sociedad sana y pacífica.

Muchas otras obras, unas más visibles que otras, van dando empuje a nuestra misión en La Gloria


CAJICÁ – Francisco Palau

La promoción de la Vida espiritual se le ha encomendado a esta comunidad, allí donde los espacios agradables favorecen la reflexión y la oración. Nuestra comunidad, además de prestar el servicio de atención a quienes necesitan un espacio de reflexión y oración, Colabora en la Pastoral Parroquial, el grupo de jóvenes y la Pastoral misionera. Acompañamos a los pobladores en sus diferentes situaciones personales y familiares, y vivimos nuestro día a día, con el gozo de servir a la Iglesia desde nuestro ser de Carmelitas Misioneras.

 


CALI – Aytona – San José

Nuestras hermanas mayores merecen lo mejor; por eso esta casa atiende sus necesidades físicas y espirituales en esta etapa de sus vidas, retribuyendo, en algo, la donación total de su existencia en la misión. La casa de Aytona, es una casa de acogida, cuando vamos allí, sentimos respirar un aire misionero, estela que se expande por doquier, pues evoca el testimonio de estas sólidas misioneras, que sin temor alguno, recorrieron trochas y veredas, llevando el mensaje del Evangelio por doquier: cada una quiere contar su historia, como si al hablar cobraran vida y sus achaques se hicieran a un lado por instantes. Visitar Aytona, o vivir allí, es recobrar la esencia del Evangelio.


COTA – Santa Teresa

Respiramos juventud, aire fresco, carisma fortificado en el gozo vocacional de nuestras jóvenes formandas; allí, en Cota esta el Juniorado Inter; allí, nuestras hermanas jóvenes se preparan gozosas para sus votos perpetuos, y en esta preparación estudian fuertemente el carisma, lo encarnan en sus vidas, hacen apostolado en la Parroqui a y en las veredas, participan en misiones y apoyan gozosas la Pastoral Juvenil Vocacional de la Provincia.


FLORIDABLANCA – Juana Gracias

Nuestra presencia en Santander, sigue siendo muy significativa para la gente; pasamos de Bucaramanga a Floridablanca y allí, en la Parroquia Santa Teresa de Avila, desplegamos nuestro espíritu misionero, desde las posibilidades que tenemos; apoyamos la labor pastoral de la Parroquia, visitamos las veredas llevando el gozo del Evangelio, seguimos apostando por la extensión de nuestro carisma a través del Carmelo Misionero Seglar, y tratamos de ser para la gente, testimonio gozoso de fraternidad y comunión.


IBAGUÉ – Juana Gracias

En Ibagué, gozando de un clima especial, estamos las Carmelitas Misioneras, disfrutando de los cuidados y atenciones de las hermanas; somos una comunidad de hermanas mayores, que hacemos lo que nuestras limitaciones nos permiten, pero celebramos cada día nuestro ser de mujeres consagradas, disfrutamos de las bondades de nuestro carisma y aceptamos con gratitud, lo que la misma vida nos va presentando, siendo testimonios vivos del amor de Dios que no se deja vencer en generosidad.


LA ESTRELLA – Francisco Palau

En La Estrella, en el Centro de Espiritualidad Francisco Palau, las Carmelitas Misioneras vivimos en una situación privilegiada; espacio de silencio, soledad y oración; lugar de acogida para grupos de niños, jóvenes, adultos, religiosos, sacerdotes, educadores, laicos; todos aquellos que buscan un lugar dónde estar a solas y tener momentos especiales de reflexión, encuentran en nuestra casa el sitio ideal. Nosotras atendemos con gozo los grupos, acompañamos algunas de sus tareas y nos beneficiamos en muchos momentos, de sus encuentros y reflexiones. somos una comunidad viva que busca a Jesús en medio de la riqueza de nuestro carisma.


LA ESTRELLA – Monte Carmelo

Cuidadas con la más tierna delicadeza, estamos en la comunidad Monte Carmelo, donde vivimos nuestra vida en obsequio de Jesucristo, desde las limitaciones de la edad y la poca salud. En esta casa, remanso de paz y bondad, estamos las hermanas más delicadas, y con mucho esmero somos atendidas por nuestras hermanas y por el personal de enfermería, quienes se desviven en detalles y atenciones hacia nosotras.


LA ESTRELLA – Santa Teresita

Seguimos en La Estrella, es que, para quienes no conocen, este lugar es privilegiado, y aquí estamos repartidas en tres casas; la nuestra es la comunidad Santa Teresita. Nuestra misión es de acogida y acompañamiento; cuando llegan hermanas o laicos a nuestra casa, encuentran un ambiente agradable y sereno para el descanso y la reflexión; tenemos algunos quebrantos de salud, y las unas a las otras nos servimos de bastón. Somos Carmelitas Misioneras, atendemos al Carmelo Misionero Seglar, visitamos las familias del sector y preparamos algunos niños y jóvenes para los sacramentos de iniciación cristiana. Acompañamos a quienes inician en su vida de oración y compartimos la reflexión del Evangelio con quienes buscan al Señor.

 


Seguimos construyendo…

MEDELLÍN – San José

Vallejuelos

Vallejuelos está situado en la Comuna 7 al noroccidente de Medellín, hace parte del Barrio Robledo Las Margaritas.

En su origen se creó con los habitantes de Moravia que fueron reubicados en la parte baja del barrio cuando se construía el Metro de Medellín; más adelante, en el año 1997, cuando se presentó un gran desplazamiento en el país por la violencia, todas sus laderas fueron pobladas por familias provenientes de diferentes partes del país, especialmente de Urabá, Chocó y oriente antioqueño.

Más de 1.200 familias de desplazados se refugiaron en este sector.

Como es una zona de alto riesgo geológico, porque resume muchas aguas que vienen de la parte alta y la gente construyó los ranchos sin ninguna técnica, ha sufrido varios deslizamientos e incendios que destruyeron muchas viviendas.

En lo social el barrio ha sido escenario de muchos enfrentamientos entre las distintas bandas urbanas de la ciudad, pero gracias al trabajo social, a la Pastoral, a varias entidades gubernamentales y privadas que han puesto su granito de arena, la comunidad de Vallejuelos ha salido adelante.

Allí atendemos, además de muchas obras sociales, el Templo Comedor, obra apoyada por Saciar y la Alcaldía de Medellín, junto con varios grupos que se unen con amor a esta labor, donde se atiende la comida de ancianos y niños.

La presencia de la comunidad en este lugar data desde 1997.  A raíz de la invasión del sector varias hermanas y algunos miembros del Carmelo Misionero Seglar juvenil, dirigidos por Hna. Amparo Montoya, visitaban el barrio especialmente en los fines de semana; y en los tiempos fuertes de navidad y vacaciones se realizaban misiones y campamentos.

Con motivo del incendio acaecido en junio del año 2000, Hna. Amparo se quedó de lleno en el barrio trabajando conjuntamente con los Padres Franciscanos que residían allí, otras instituciones y comisiones que se formaron para atender la emergencia; la Provincia muy pronto hizo presencia en el barrio vinculando otras.

La presencia del Carmelo Misionero en Vallejuelos ha tenido siempre como objetivo “Acompañar la comunidad de Vallejuelos en su proceso de desarrollo, crecimiento y maduración humana y espiritual”.  Este acompañamiento se ha brindado a través de los diferentes proyectos, que según las necesidades del momento se han desarrollado.

Proyecto educativo. Para responder al gran problema de tantos niños que no tenían acceso a la escuela del barrio por falta de cupos, de documentos y de recursos, a Hna. Amparo se le ocurrió iniciar una escuela comunitaria en el local de la Acción Comunal, sin pupitres, sin exigencias de documentos y libros, con maestros voluntarios. Más adelante, con la colaboración de la Junta comunal y otras instituciones se construyó un local para la Escuela Comunitaria que prestó muy buen servicio hasta cuando se amplió el local de la unidad educativa. 

Escuela de la calle y para los de la calle, fue otro bonito programa educativo que lideró Hna. Amparo Montoya en el barrio, el cual permitía acceso a la educación a toda clase de personas.

Proyecto de reubicación de familias. A partir del incendio ocurrido en el año 2000 la comunidad se unió al trabajo mancomunado de varias instituciones que formaron en el barrio un comité de reubicación.

Atención alimentaria y nutricional. Se inició gestionando con Pastoral Social el servicio de comedor escolar para los niños de la escuela comunitaria, este servicio funcionó hasta el año 2003 cuando la Fundación Saciar construyó el primer templo comedor y asumió el suministro de desayunos y almuerzos, no solo para niños en edad escolar sino también para ancianos. 

Templo Comedor Corazón “Teresa Benedicta de la Cruz”. A la sombra de este proyecto se han vinculado muchas instituciones que apoyan tanto la alimentación como la formación y promoción de las madres y de todos los beneficiarios, a través de talleres y programas recreativos.

Con la ayuda de algunas entidades, entre ellas Prokardé se construyeron dos salones que están destinados para talleres de formación.

Casa de la salud. Eneste local, ubicado en el centro del barrio, se brinda atención médica, de enfermería y farmacia a toda la población del barrio y sectores vecinos. Ha estado siempre al frente de esta casa una de las hermanas y también se vinculó la Facultad de Medicina de la U de A con dos médicos especialistas que atienden consulta dos veces a la semana.   

Con la colaboración de algunas instituciones vinculadas a la obra, especialmente las ex alumnas del Colegio Palermo de San José se han dictado constantemente talleres de formación en culinaria, bordado y costura, peluquería, artesanías, agroecológica y manipulación de alimentos, etc.

Pastoral de la Primera Infancia. Desde el año 2003 se vienen capacitando Agentes que acompañen las familias en el desarrollo, cuidado y formación de los niños desde el vientre materno hasta los 5 años en todos los aspectos: nutricional, cívico, espiritual.

Pastoral Parroquial. La comunidad siempre ha trabajado en estrecha unión con la parroquia. Las obras sociales que se realizan son en nombre de ésta, además se colabora en la catequesis parroquial, la pastoral de enfermos y en algunas temporadas se ha participado del Consejo de Pastoral Parroquial.

Trabajo con laicos e instituciones Desde el inicio de esta presencia, una de las grandes riquezas pastorales es el trabajo conjunto con los laicos y la interacción con diversas instituciones, que en forma creciente se van vinculando a la obra, la quieren y la experimentan como suya, y van conociendo y gustando nuestro carisma carmelitano-palautiano.

La presencia de las Carmelitas Misionera, única comunidad religiosa en el barrio, constituye una respuesta al llamado de la Iglesia y a la opción de la vida consagrada de servir a los más necesitados en los lugares de frontera; es una escuela de formación y compromiso  que nos desafia, tanto en el campo formativo espiritual y fraterno, como en el campo apostólico, exige gran sentido de identidad carismática, porque es un trabajo de iglesia, unidad de vida, testimonio, coherencia y mucho equilibrio para evitar el desgaste físico.

El gran número de laicos que cada día se vinculan a esta labor constituyen por una parte una bonita oportunidad de trabajo en red a favor de los más necesitados, y por otra una proyección y difusión del carisma carmelitano-palutiano que reta a vivirlo con autenticidad.  


NORCASIA – Nuestra Señora del Carmen

 


PÁCORA – San José

Nuestro compromiso misionero en Pácora, se encuentra centrado en la atención a la Pastoral Parroquial, Pastoral de la salud y pastoral social. Acompañamos a los enfermos en su situación de salud, los visitamos y asistimos espiritualmente cuando así lo requieren.

Apoyamos con gozo a las madres cabeza de familia, buscando la manera de salir adelante con proyectos de artesanías, que se convierten en el medio de sustento familiar; visitamos los presos en la cárcel, y otros servicios que nuestra vida diaria ofrece a las gentes de este querido pueblo.


PASTO – Nuestra Señora del Carmen

Con el Colegio en Pastoral, nuestra presencia en Pasto, se hace signo vivo de un Dios que en su infinito amor, no deja de formarnos para el bien. Las Carmelitas Misioneras presentes en Pasto, con el Colegio Nuestra Señora del Carmen, sembramos en las jóvenes generaciones los valores cristianos y humanos que favorecen el crecimiento de la sociedad. La presencia viva de la Virgen María, alienta nuestro caminar de cada día.


SABANETA – San José

Con nuestra presencia en Sabaneta por más de 80 años, las Carmelitas Misioneras, hemos visto crecer generaciones al amparo de la Virgen. El Colegio El Carmelo, cuenta con más de 800 estudiantes, y familias vinculadas a nuestra labor formativa. Damos gracias al Cielo por permitirnos continuar la obra evangelizadora de Francisco Palau, quien quiso agregar a la vida orante del Carmelo, el servicio misionero en la educación, la enfermería y la asistencia social.

La ampliación de nuestro Colegio, ha dado apertura a nuevos estudiantes.


SAN ANTONIO DE PRADO – Nazaret

Espacio de crecimiento humano y espiritual, casa de descanso y oración , allí, en este palomarcito, viven algunas de nuestras hermanas mayores, que han entregado sus vidas con dinamismo y verdadero sentido misionero, en muchas partes de Colombia y el mundo. Ahora, son ellas las consentidas, las que disfrutan de todos los cuidados y atenciones en este momento de sus vidas, cuando las fuerzas físicas y la edad, les impiden salir a cumplir otros apostolados; en San Antonio se respira amor a la Provincia y a la Congregación, gratitud y un ambiente hermoso de oración y contemplación.


SAN CRISTÓBAL – Presentación de María

Aquí inicia la vida una Carmelita Misionera. Es la casa Postulantado, primera etapa formativa de una Religiosa. Aquí llegan las jóvenes con infinidad de anhelos, sueños y esperanzas; aquí están sus formadoras, esperando acompañarlas en este proceso de crecimiento humano, cristiano, espiritual y religioso.  Junto con las jóvenes postulantes, acompañamos algunos procesos pastorales de la Parroquia, en nuestro afán de dar respuesta al imperativo Congregacional: “Marcha, yo te envío”.


SAN JUAN DEL CESAR – Colegio Francisco Palau

En San Juan del Cesar, está más vivo que nunca el carisma Palautiano. El Colegio Francisco Palau y Quer, respira con gozo nuestra espiritualidad; allí se forman los niños y jóvenes del hoy y del mañana; allí crecemos cada día formando en valores y tejiendo comunión con las familias y el pueblo entero.

Múltiples actividades hacen de nuestra misión apostólica diaria, un encuentro con el Dios vivo, presente en cada persona a la que atendemos con amor.


TADÓ – San José

Proyectos llenos de vida como el de Tadó, nos llenan de gozo y esperanza. En Tadó, hemos iniciado la Ciudad de Dios, lugar donde nuestros hermanos se beneficiarán teniendo su casa propia y un espacio de crecimiento humano y espiritual. Nuestra misión en Tadó se centra en el acompañamiento a las familias, los enfermos, y todo aquel que necesite apoyo y fortaleza espiritual. Contribuimos con nuestro trabajo, a la labor de la Parroquia.


TARQUI – San Juan de la Cruz

Nuestra misión en Tarqui, es una experiencia hermosa de compartir con gente sencilla y acogedora, que quiere seguir profundizando su fe medio de la sencillez de lo cotidiano. Es un campo abierto donde podemos programar diversas actividades misionera y sentimos el apoyo y acogida de la gente. Acompañamos a los niños en sus labores escolares, apoyamos los grupos de catequesis, ministras de la comunión y catequistas. En Tarqui se respira un aire de gozo espiritual, de sed de Dios.


TUMACO – Juan XXIII

Territorio querido, amado y sufrido. Allí hemos estado las Carmelitas Misioneras por décadas, llevando un mensaje de fe y esperanza en medio de las difíciles situaciones que se viven allí, a causa de los desastres naturales, la violencia, los grupos alzados en armas y la desintegración familiar; en medio de  estas crudas realidades, encontramos gente alegre, dinámica, verdaderos líderes que quieren sacar adelante a su pueblo a través de los grupos juveniles, la catequesis, la pastoral parroquial y muchos proyectos que pretenden sacar adelante a niños, jóvenes y adultos. Cada una de las Carmelitas Misioneras, que por gracia de Dios hemos llegado a Tumaco, nos hemos entregado con alma y vida a esta bella labor evangelizadora.


TURBO – Santa Teresita

Desde el Urabá Antioqueño, con aroma al plátano más especial del mundo y con la sensación de ríos y mares bañando nuestros linderos, las Carmelitas Misioneras en Turbo, hacemos presente el Reino de Dios, a través de nuestro diario vivir.

Tenemos a nuestro cargo el Colegio Diocesano Nuestra Señora del Carmen, que alberga a niños y jóvenes en la búsqueda de su formación humana y espiritual.

Acompañamos las actividades de la Parroquia, visitamos enfermos y estamos apoyando tareas de crecimiento humano y espiritual en nuestros hermanos.


UNGUÍA – Santa María la Antigua del Darién

 

URRAO – Inmaculada Concepción

VENECIA – San José

VILLAMARÍA – Santa María

ECUADOR

QUITO – Espíritu Santo

VILLANUEVA – NARANJAL – Santa Teresa del Niño Jesús

MÉXICO

IXCATLÁN – San José

QUERÉTARO – Nuestra Señora de la Esperanza

BRASIL

Guarulhos

Betim